“Sé Mamá y vive en Armonía contigo Misma”

Comparte con tus amigos!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

 

coaching feng shui

En pocos días se celebra el Día de las Madres, un día especial para quienes somos mamás y me pareció oportuno compartir este tema.  El desafío de ser mamá y vivir en armonía con nosotras mismas.

Cómo mamá me siento agradecida de poder serlo y disfrutar del crecimiento y evolución de mi hijo, aunque tengo que reconocer que ha sido un gran desafío serlo, ya que a veces olvidamos que somos más que mamás y cuando esto sucede comenzamos a sentir un vacío en nuestro interior.  No es que seamos desagradecidas o que no valoremos lo que tenemos, simplemente no somos felices con quien somos internamente.

Dejamos en ocasiones que este papel ocupe totalmente nuestra vida y nos olvidamos de nosotras mismas, porque creemos que primero está el bienestar de los demás y no el nuestro. Y estamos equivocadas, nuestro bienestar y el de nuestra familia van de la mano.

Para nuestra familia el vernos felices y satisfechas con nosotras mismas, es importante. Porque cuando hay armonía interna, irradiamos bienestar hacia aquellas personas que amamos. Nuestros hijos no quieren mamás infelices, demostrémosle que ser madre no significa renunciar a quienes somos y a lo que queremos.

Para ellos cambiemos nuestra forma de pensar y actuar

1 Deja de priorizar el bienestar de los demás antes que el tuyo

Tu felicidad importa, tomate un tiempo para ti misma. Disfruta de momentos para ti, ya sea salir a caminar, tomar un café con tus amigas, ir a la peluquería, frecuentar los lugares que te gustan visitar.  Encuentra un equilibrio entre tu vida familiar y tú.

2 Grita tus emociones no las reprimas

Reprimir lo que sentimos no nos permite avanzar. Deja salir lo que verdaderamente hay en tu corazón, no tengas miedo de decir en voz alta lo que ruge en tu interior. Grita si debes gritar, llora si necesitas llorar, cuanto más honesta seas con tus sentimientos mayor claridad encontraras para tomar acción.

3 Reflexiona tus emociones

No hagas oídos sordos a lo que sucede dentro de ti, reflexiona y medita que es lo que está sucediendo en tu vida que no te hace feliz. Dentro de ti están las respuestas, dale la oportunidad y escúchalas.  Si no sabes cómo hacerlo, busca ayuda de un coach que te ayude a identificar de dónde provienen esas emociones y que cómo trabajar en ellas.

4 No abandones tu sueños

La maternidad no es el final, es una etapa maravillosa que puedes equilibrar con tu vida profesional. Se trata de crear estrategias para poder continuar adelante con tus proyectos. Recuerdo muchas veces, de estar amantando y con una mano escribir la columna de mi blog. Incluso antes de nacer Luka, ponía encima de mi vientre pronunciado, el teclado para poder trabajar ya que el embarazo fue de riesgo y no podía estar levantada.  Aún hoy que tiene 8 años, lo hago participe de mis actividades y se ha convertido en un gran compañero. Esta forma de hacerlo participe, fue clave para poder avanzar en mi carrera, porque él se siente incluido y muy orgulloso del trabajo que hace mamá. Hay que darles el ejemplo, porque ellos en algunos años estarán en nuestro lugar y que mejor hacerles ver que la vida continua y los sueños se pueden alcanzar siendo padres. Por supuesto que habrá desafíos en el camino, pero todos ellos para nuestro aprendizaje.

5 Crea la mejor versión de ti Misma

Recuerda que atraemos a nuestra vida lo que reflejamos, si quieres avanzar y disfrutar de una vida de bienestar comienza a trasmitir esa energía, inicia cambiando tus pensamientos y a tomar cuidado de cómo te ves.  No permitas que las circunstancias te limiten, que las palabras de otros te desalienten, reprograma tus pensamientos y cada vez que sientas que tienes miedo o que no puedes avanzar, repite “Yo soy una mujer poderosa, que tengo el control de mis emociones” usa frases de poder para darte el empuje que necesitas.  Arréglate, cómprate ropa bonita, verte bien te hará sentir mucho mejor. Haz que ese reflejo en tu espejo, se acerque cada vez más a la mujer que quieres ser.  A medida que vas trabajando en tu energía personal, mayor será el bienestar que sentirás.

Mientras escribo, se me vienen a la mente cientos de recuerdos. Hubo un tiempo que lo único que había en mi guardarropa era ropa cómoda y deportiva, tan poco atractiva que mi abuela se vestía mejor. Yo me decía: para que voy a gastar si con esto estoy bien. En realidad, me mentía, porque cuando tenía que salir con mi familia me daba vergüenza porque no tenía nada lindo para ponerme. Pero siempre ponía las prioridades de mi familia por delante, un día me miré al espejo y me di cuenta que la mujer que yo era, había desaparecido. Y no era culpa de nadie, yo misma había dejado que esto sucediera.

Nosotras tenemos el control de nuestra vida, nadie más. De nosotras depende crear nuestro bienestar.  La felicidad viene de adentro y para ello hay que cultivarla, siendo coherente con nuestro pensar, hacer y sentir.

Feliz Día de las Madres!!